DIOS EL TODO Y EN TODO

Oseas 4:6  pues por falta de conocimiento mi pueblo ha sido destruido.

HAZ LAS COSAS BIEN HECHAS

Posted by guildojose en 16 julio 2009


HAZ LAS COSAS BIEN HECHAS

El mal mensajero acarrea desgracia; mas el mensajero fiel acarrea salud. Prov. 13:17

Una de las lecciones importantes de la vida es que la felicidad se conquista todos los días en el cumplimiento del deber. La literatura de la sabiduría en el mundo antiguo, estaba frecuentemente diseccionada a orientar a los embajadores en el cumplimiento del deber. La fidelidad del mensajero determinaba el éxito de la misión. Desde esta perspectiva, “el mal mensajero” mencionado en el versículo de hoy, no se refiere al mensajero que llevaba noticias tristes, sino el mensajero negligente que no cumplía bien su misión.

Supongamos que el ejército hubiese perdido la batalla. El mensajero tenía la misión de llevar esa noticia al rey. Por doloroso que pudiera ser, no podía esquivar su deber.

Cuando el hijo rebelde de David, Absalón, murió en la batalla, hubo un mensajero que se apresuró a dar las noticias al rey, pero ante la pregunta: “¿Qué pasó con mi hijo?, el mensajero dijo “no sé, mi señor, solo sé que nuestro ejército venció”.

Este mensajero era un mal mensajero. Se esquivó, descuidó su deber, no cumplió su misión de manera íntegra. El texto afirma que aquel que no cumple con su deber “acarrea desgracia”. En el original se da a entender que es pasible de castigo.

¿Puede haber mayor castigo para la persona descuidada que el sentimiento de no realización? Todo el mundo prospera, menos tú. Todos crecen, todos son bendecidos y tú sientes que estás siempre en el mismo lugar, asistiendo al desfile de los victoriosos.

El tema central del texto de hoy es la felicidad. Cumple tu misión y cúmplela bien. Eso es parte de una vida realizada y feliz.

¿Por qué no detenerse unos minutos para revisar hoy los tres últimos trabajos que tú realizaste? ¿Los hiciste de manera completa? ¿Los dejaste casi en el fin “porque tenías otras cosas más importantes para hacer”? ¿Qué es más importante que cumplir la misión bien cumplida, por insignificante que parezca? El trabajo bien cumplido es el mejor retrato de una persona victoriosa.

Pídele a Dios sabiduría para ver las cosas que necesitas cambiar y después* enfrenta el cumplimiento de los desafíos que la vida te presenta. Y recuerda: “El mal mensajero acarrea desgracia; mas el mensajero fiel acarrea salud”.

Publicado por Pedro Torres en 23:49 0 comentarios Enlaces a esta entrada

Etiquetas: deber, sabiduria, trabajo

jueves 16 de abril de 2009
ASISTE AL NECESITADO

El hombre cuerdo encubre su saber; mas el corazón de los necios publica la necedad. Prov. 12:23.

Hay un proverbio indio que dice: “No digas todo lo que sabes, porque quien dice todo lo que sabe, generalmente dice lo que no conviene”. Las personas que saben mucho, no tratan de mostrar que saben. Son prudentes. Callan cuando es necesario y hablan en el tiempo oportuno. El sabio sabe lo que habla, porque sabe lo que piensa.

Las personas que hablan más de lo necesario tienen, frecuentemente, complejos que controlan sus palabras y actitudes. Precisan ser el centro de la atención y, en la mayoría de los casos, muestran que tienen dominio sobre temas que desconocen.

En el silencio del corazón, esas personas sufren porque perciben la insensatez de “publicar la necedad”, pero el deseo de “aparecer” es casi instintivo.

Un día, esa persona conoce valores éticos y entonces el dolor aumenta. Lucha para aplicar los conceptos aprendidos. Lucha consigo misma, contra sus complejos, los temores y los traumas que no logra identificar. Es una lucha injusta. Nadie vence a un enemigo oculto. Es una batalla cruel. La persona sufre la angustia de no vivir la teoría que conoce. Sabe porqué las cosas no funcionan en su vida, porqué su matrimonio anda mal, y porqué la relación con los hijos es pésima, trata, intenta, pero sus esfuerzos son inútiles.

La incoherencia de muchos libros de autoayuda consiste en que presentan una receta maravillosa. Pero no dicen cuáles son los verdaderos ingredientes para conseguirla. “Saca la energía que hay dentro de ti” —afirman. “Descubre tu potencial” -proclaman. Y cada vez que tú miras dentro de ti, en busca del famoso “potencial”, solo encuentras un mundo difuso y sin forma de sombras que dan miedo.

El mejor libro de autoayuda que existe es la Biblia. No hay principios de “inteligencia emocional” que no estén registrados en el texto bíblico. La diferencia es que la Biblia te lleva a Jesús, que es la única persona capaz de poner orden en tu mundo interior.

Acude hoy a Jesús. La verdadera energía viene de lo alto, no de dentro. Y recuerda: “El hombre cuerdo encubre su saber; mas el corazón de los necios publica la necedad”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: