DIOS EL TODO Y EN TODO

Oseas 4:6  pues por falta de conocimiento mi pueblo ha sido destruido.

Cristianismo sin sangre

Posted by guildojose en 5 agosto 2009

Mensaje también disponible en audio, aquí:

Para descargar pulse aquí.

Mat 24:37 Mas como en los días de Noé, así será la venida del Hijo del Hombre.

Estamos por presenciar el acontecimiento más maravilloso e impactante de los últimos dos mil años: el regreso de Jesucristo.

Los cristianos de todos los tiempos han anhelado el retorno de nuestro amado Salvador. Han pasado casi veinte siglos desde que el Hijo de Dios se encarnó naciendo de una virgen, murió pagando nuestros pecados y resucitó para nuestra justificación.

Nuestro Señor nos anunció que un día volverá a la tierra. Pero, además, nos describió detalladamente cómo serán los días previos a su regreso. Aquí algunas características de tales días:

– Falsos profetas engañarán a muchos.
– Habrá guerras.
– Se padecerá hambre.
– Terremotos azotarán la tierra.
– Habrá desórdenes climáticos.
– Se habrá multiplicado la maldad.

Es evidente que muchos de estos signos se han cumplido ya. Jesús lo anunció comparando a nuestra generación con la de una época remota:

Biblia en Lenguaje Sencillo (BLS). Mat 24:37 Cuando yo, el Hijo del hombre, venga otra vez, la gente estará viviendo como en la época de Noé.

Analicemos este anuncio paso a paso.

¿Quién era Noé?

Noé era hijo de Lamec, del linaje de Set. En Génesis 6:9 se nos informa que Noé era un varón justo y perfecto, es decir, un hombre recto, íntegro y sin tacha, que siempre vivió en comunión íntima con Dios, a´çun en medio de la corrupción moral de su generación. Este versículo remata con información concisa y contundente: “con Dios caminó Noé”.

Palabra de Dios para Todos (PDT). Gen 6:9 Esta es la historia de la vida de Noé. Él era un hombre justo y honesto entre la gente de esa época, y vivía de acuerdo a la voluntad de Dios.

Noé…Noé, de cuatrocientos ochenta años, fue avisado por Dios sobre Su inminente juicio a los habitantes de la tierra, para entonces llenos de violencia. Dios destruiría a los impíos de la faz de la tierra con un diluvio, pero antes daría ciento veinte años de gracia, tiempo durante el cual Noé debía construir un arca en la que se salvarían él y su familia.

Durante todos estos años Noé se dedicó a predicar, aunque sin éxito pues no hubo arrepentimiento. Así, llegó el tiempo anunciado: Dios destruyó a toda la humanidad, excepto a Noé junto con sus tres hijos varones y las esposas de todos ellos.

Heb 11:7 Por la fe Noé, cuando fue advertido por Dios acerca de cosas que aún no se veían, con temor preparó el arca en que su casa se salvase; y por esa fe condenó al mundo.

Dios ciertamente trae juicio, pero siempre ha advertido sobre ello para que el ser humano proceda al arrepentimiento y sea salvo de Su ira. Jesús hizo lo mismo: nos advirtió también, como en los días de Noé, que vendría el juicio definitivo de Dios sobre cada uno.

La Biblia nos muestra el estilo de vida de los contemporáneos de Noé. Nos deja claro que practicaban deliberadamente el pecado, de tal modo que fueron degradándose, corrompiéndose y, con ello, alejándose cada día más de Dios. Su maldad llegó al colmo, por lo que el Señor decidió borrar aquella generación perversa. Eso mismo le sucederá a la última generación, entre la cual –todo indica- estamos viviendo.

¿Cómo eran los días de Noé?

Gen 4:1-5 Conoció Adán a su mujer Eva, la cual concibió y dio a luz a Caín, y dijo: Por voluntad de Jehová he adquirido varón. Después dio a luz a su hermano Abel. Y Abel fue pastor de ovejas, y Caín fue labrador de la tierra. Y aconteció andando el tiempo, que Caín trajo del fruto de la tierra una ofrenda a Jehová. Y Abel trajo también de los primogénitos de sus ovejas, de lo más gordo de ellas. Y miró Jehová con agrado a Abel y a su ofrenda; pero no miró con agrado a Caín y a la ofrenda suya. Y se ensañó Caín en gran manera, y decayó su semblante.

¿Qué observamos aquí? Por un lado tenemos a un creyente genuino en la persona de Abel y, por el otro, a un creyente falso en Caín. Vemos una profesión de fe genuina en Abel y una falsa en Caín, lo que nos muestra cómo, desde los albores de la humanidad, crecen juntos el trigo y la cizaña. Los dos hicieron ofrendas a Dios. Mucho tiempo después el escritor de Hebreos recoge la actitud con la que tales ofrendas fueron hechas.

Heb 11:4 Por la fe Abel ofreció a Dios más excelente sacrificio que Caín…

Si ambos, Caín y Abel, hicieron ofrendas a Dios, ¿por qué la de Abel fue mejor? ¿Por qué Dios rechazó la ofrenda de Caín? Por la fe. El término original traducido como Fe en Hebreos 11 es el griego pistis que significa total confianza en Dios para salvación.

En su epístola, Santiago nos habla de una fe que no salva:

Stg 2:19 Tú crees que Dios es uno; bien haces. También los demonios creen, y tiemblan

La palabra expone, así, que hay creyentes con una fe que no salva, la cual es igual a la fe de los demonios. Es decir, creen en el sentido de que no son ateos:

Tit.1:16 Profesan conocer a Dios, pero con los hechos lo niegan, siendo abominables y rebeldes, reprobados en cuanto a toda buena obra.

PDT Tit.1:16 Dicen que conocen a Dios, pero todo lo malo que hacen demuestra que no lo conocen. Son muy malos, se niegan a obedecer y no son capaces de hacer nada bueno.

Sin derramamiento de sangre no hay perdón de pecadosPara entender la diferencia entre el sacrificio acepto y el rechazado, recordemos a Adán y a Eva después de haber pecado: se vieron urgidos a tapar su desnudez con hojas de higuera. Esto indica que Adán usó sus propios métodos y recursos para que Dios lo aceptara. Junto con su mujer, Adán inventó su propia forma de acercarse a Dios. El Señor por su parte rechazó su pecado y los vistió con pieles de animales, es decir, tuvo que sacrificar víctimas inocentes y derramar sangre para cubrirlos. Así aplicó su justicia y rechazó la justificación humana. La sangre de esos animales inocentes señalaban a Cristo, el Cordero de Dios, cuya sangre sin contaminación de pecado limpiaría los nuestros con el único requisito de que el ser humano creyera en el sacrificio de Cristo. Queda claro que, desde el principio, Dios nos enseñó que había que derramar sangre inocente a causa de nuestros pecados, con tal de limpiarnos.

Luc. 22:20 Después que hubo cenado, tomó la copa, diciendo: Esta copa es el nuevo pacto en mi sangre, que por vosotros será derramada.

La ofrenda de Abel, esto es “lo mejor del ganado”, habla de su convicción de pecado. Este varón sabía, seguramente por boca de su padre Adán, que la única manera de acercarse a Dios era derramando sangre. Abel, convencido de su propia maldad, se humilló ante Dios y demostró una genuina fe en Él cuando le rindió ofrenda. Dios lo aceptó.

Caín, por su parte, no tenía convicción de pecado, nunca reconoció su condición delante de Dios ni se humilló. Así, hizo a un lado la única oportunidad de ser aceptado por Dios, esto es, derramando sangre. Así, Caín nunca fue limpiado por la sangre aunque decía creer en Dios. Por lo contrario, este hombre inventó su propio método para acercarse a Dios, cambiando la ofrenda de sangre por un plato de frutos de la tierra. Dios lo desechó.

Esto retrata la condición de los primeros días de la humanidad. Son los días de Noé. Mas, ¿cómo son los días en nuestra generación?

Nuestros días: iguales a los de Noé (el que oiga, entienda).

Hoy por hoy, miles de personas dicen creer en Dios, van a la iglesia, pero no han lavado sus pecados en la Sangre de Cristo. Viven, pues, un cristianismo sin sangre: fueron “atraídos” a Cristo sin arrepentimiento, creyeron que si “aceptaban a Cristo” se resolverían todos sus problemas, su negocio prosperaría y su matrimonio se salvaría. Vinieron tras él por las ofertas, mas nunca fueron lavados por Su sangre.

A éstos nunca les dijeron que es necesario arrepentirse y nacer de nuevo. Tampoco les informaron que sin santidad nadie verá al Señor. Les fue presentado un cristianismo sin Cristo, una salvación sin arrepentimiento y una regeneración sin la sangre preciosa del Señor. Y qué pena, porque muchos que están en tal condición creen que son cristianos, mas no han experimentado la verdadera vida nueva en Cristo.

¿Puede alguien ser cristiano sin arrepentirse realmente de sus pecados y sin ser lavado con la Sangre del Cordero de Dios? La respuesta es un rotundo no. Éstos siguen a otro Jesús, el que retrata la pantalla de Hollywood, el Jesús que “está chido”, el que es “la onda”, el Jesús de la súper gracia. Viven, así, un cristianismo “cool”, una mera moda en la que hasta el diablo podría hacerse llamar cristiano.

Deslumbrante vacío…Qué pena: han seguido a Cristo porque se los han presentado rodeado de motocicletas, patinetas y autos de colección, en medio de actos circenses, emocionantes conciertos y brevísimos mensajes de un evangelio diluido que no causa el menor dolor por el pecado y que por su comodidad todo el mundo acepta.

¿Y el Evangelio de la Cruz? Hoy se ha vuelto el evangelio del crucero (¿o cruz cero?) por el Caribe, animado por predicadores convertidos en humoristas y motivadores y amenizado por cantantes que endulzan el oído susurrando que Dios nos ama pero incapaces de llamar al arrepentimiento. Es éste un cristianismo sin sangre.

Engañadas, estas personas componen las multitudes que llenan iglesias y estadios para participar en el nuevo show del milagrero de moda, en gira por las naciones. ¡Avivamiento!, gritan a los cuatro vientos, pero no están lavados con la sangre del Cordero de Dios. Le cantan al Señor cuando ni siquiera han nacido de nuevo. Cristianismo sin sangre.

Los últimos datos indican que en el mundo hay 6 mil 700 millones de personas, de las cuales un 20%, esto es 1340 millones, no creen en Dios; y un 80%, esto es 5 mil 360 millones, creen en Dios. Estos últimos están repartidos en muchas religiones, de las cuales hay tres sobresalientes: el cristianismo, el islamismo y el hinduismo. Unos 2 mil millones de seres humanos declaran ser cristianos. Mas ¿cuántos están realmente lavados con la sangre de Cristo, cuántos han nacido de nuevo?

En el México de 2009 vivimos alrededor de 110 millones de personas, de las cuales se calcula que 94 millones son católicos. Entre el 12 y el 15% declaran ser cristianos no católicos, esto es, unos 16 millones. En este último grupo se incluyen los mormones, los seguidores de La Luz del Mundo y los cristianos evangélicos entre otros. Nuestro estado, Jalisco, tiene 7 millones de habitantes, de los cuales apenas el 1% profesa ser evangélico, esto es, unas 70 mil personas. De este grupo, ya en sí muy pequeño, ¿cuántos serán realmente lavados por la Sangre de Cristo? Es probable que muy pocos.

Nuestro país vive periódicamente actos multitudinarios de fe. La visita al santuario de la Virgen de Guadalupe registra 5 millones de peregrinos, mientras la peregrinación al santuario de la Virgen de Zapopan se compone de unos dos mil romeros. Son muchas personas, mas ¿será esta manifestación masiva un signo de avivamiento? Claramente, no: también es parte de un cristianismo sin sangre y sin Cristo, tal como el que se vivía en los días de Noé.

¿Cómo obró finalmente Caín?

Creo que está claro: Caín obró como lo que siempre fue: un no nacido de Dios. ¡Y sin embargo él creía y ofrendaba a Dios!

Gen 4:6-8 Entonces Jehová dijo a Caín: ¿Por qué te has ensañado, y por qué ha decaído tu semblante? Si bien hicieres, ¿no serás enaltecido? y si no hicieres bien, el pecado está a la puerta; con todo esto, a ti será su deseo, y tú te enseñorearás de él. Y dijo Caín a su hermano Abel: Salgamos al campo. Y aconteció que estando ellos en el campo, Caín se levantó contra su hermano Abel, y lo mató.

Dios Habla Hoy (DHH).
Gen 4:6-7 Entonces el Señor le dijo: “¿Por qué te enojas y pones tan mala cara? Si hicieras lo bueno, podrías levantar la cara; pero como no lo haces, el pecado está esperando el momento de dominarte. Sin embargo, tú puedes dominarlo a él.”.

Aquí hay que apuntar que la única manera de dominar al pecado es mediante el arrepentimiento y la conversión a Cristo.

Gen 4:8 Un día, Caín invitó a su hermano Abel a dar un paseo,y cuando los dos estaban ya en el campo, Caín atacó a su hermano Abel y lo mató.

Tercer ser humano, primer homicida¡Caín, el primer homicida en la historia es, apenas, el tercer ser humano que pisó la faz de la tierra! Éste era, evidentemente, hijo de la naturaleza caída de Adán, mas de ninguna manera era un hijo de Dios. Así que Caín sólo dio los frutos de su naturaleza, la de uno que no ha nacido de nuevo, aún cuando se manifestara creyente al ofrecerle algo a Dios. Queda claro desde el principio: nadie puede dar un fruto ajeno a su naturaleza.

Jua 8:34 Jesús respondió: De cierto, de cierto os digo, que todo aquel que hace pecado, esclavo es del pecado.

2Pe 2:22 Pero les ha acontecido lo del verdadero proverbio: El perro vuelve a su vómito, y la puerca lavada a revolcarse en el cieno.

PDT. 2Pe 2:22 Con esa gente se cumple lo que dice el dicho: “El perro que vomita, regresa a su mismo vómito”, y: “Aunque se lave al cerdo, irá de nuevo a revolcarse en el barro”.

Jua 16:2 Viene la hora cuando cualquiera que os mate, pensará que rinde servicio a Dios.

Jua 8:44-45 Vosotros sois de vuestro padre el diablo, y los deseos de vuestro padre queréis hacer. El ha sido homicida desde el principio, y no ha permanecido en la verdad, porque no hay verdad en él. Cuando habla mentira, de suyo habla; porque es mentiroso, y padre de mentira. Y a mí, porque digo la verdad, no me creéis.

Defendamos la pureza del Evangelio y cuidémonos de los falsos cristianos.

Atendamos lo que Dios le inspiró a Judas a escribir en su epístola:

Jds 1:3-4 Amados, por la gran solicitud que tenía de escribiros acerca de nuestra común salvación, me ha sido necesario escribiros exhortándoos que contendáis ardientemente por la fe que ha sido una vez dada a los santos. Porque algunos hombres han entrado ¨encubiertamente¨, los que desde antes habían sido destinados para esta condenación, hombres impíos, que convierten en ¨libertinaje la gracia de nuestro Dios¨, y niegan a Dios el único soberano, y a nuestro Señor Jesucristo.

Jds 1:11-13 ¡Ay de ellos! porque han seguido el ¨camino de Caín¨, y se lanzaron por¨ lucro¨ en el error de Balaam, y perecieron en la ¨contradicción¨( rebeldía) de Coré. Estos son manchas en vuestros ágapes, que comiendo impúdicamente con vosotros se apacientan a sí mismos; nubes sin agua, llevadas de acá para allá por los vientos; árboles otoñales, sin fruto, dos veces muertos y desarraigados; fieras ondas del mar, que espuman su propia vergüenza; estrellas errantes, para las cuales está reservada eternamente la oscuridad de las tinieblas.

Jds 1:17-19 Pero vosotros, amados, tened memoria de las palabras que antes fueron dichas por los apóstoles de nuestro Señor Jesucristo; los que os decían: En el postrer tiempo habrá burladores, que andarán según sus malvados deseos. Estos son los que causan divisiones; los sensuales, que no tienen al Espíritu.

Leámoslo ahora de la muy recomendable y esclarecedora versión Palabra de Dios para Todos:

PDT. Jds 1:3-4 De verdad he querido escribirles acerca de la salvación que compartimos. Pero ahora siento la necesidad de escribirles sobre otro asunto: les ruego que sigan luchando por la fe que Dios una vez le dio a su pueblo santo. Pues hay unos que se han metido secretamente entre ustedes; de ellos ya se ha dicho en las Escrituras que van a ser condenados. Están en contra de Dios, toman el generoso amor de Dios como excusa para justificar su conducta inmoral y niegan a Jesucristo, nuestro único Dueño y Señor.

PDT. Jds 1:11-13 ¡Pobres de ellos! Se fueron por el mismo camino de Caín. Por conseguir dinero se van por el camino equivocado como Balaam y hablan contra la autoridad y son destruidos como le pasó a Coré. Esa gente es un peligro para ustedes en sus reuniones fraternales. Sólo vienen a comer y a divertirse sin tener ningún respeto a Dios. Son como nubes sin agua que arrastra el viento y como árboles que ya deberían dar fruto pero no lo dan. Porque están completamente muertos, así que serán arrancados de raíz. Son como fuertes olas del mar que producen mucha espuma. Ellos cometen acciones vergonzosas como las olas producen espuma. Son como planetas que vagan en el cielo, en la más negra oscuridad.

PDT. Jds 1:17-19 Pero ustedes, queridos hermanos, recuerden las palabras que antes dijeron los apóstoles de nuestro Señor Jesucristo. Ellos continuamente les decían: “En los últimos tiempos, habrá algunos que se burlarán de Dios y vivirán conforme a sus malos deseos”. Esos son los que causan división, viven de acuerdo a los instintos naturales y no tienen el Espíritu.

¿Qué estás haciendo, pastor?Es un hecho: hoy por hoy, muchos pastores están desconcertados porque encuentran que sus iglesias están llenas de adulterio, fornicaciones, fraudes, pleitos, rebeldía y un largo etcétera relacionado con frutos de maldad.

Aquí surge una pregunta fundamental para los pastores: ¿están pastoreando ovejas o cabritos? ¿Sus congregantes están lavados por la Sangre de Cristo? ¿Son como Abel, o son como Caín?

Y más aún, vamos a la raíz de este asunto, a lo que hace la diferencia: ¿El evangelio que predicas está empapado en la Sangre de Cristo? ¿Llamas al arrepentimiento o atraes a la gente al entretenimiento? ¿Predicas un cristianismo sin sangre? O, peor aún, ¿vives un cristianismo sin sangre?

TOMADO DE EL BLOG http://casadeoracionmexico.info/blog PASTOR CHUY OLIVAREZ

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: