DIOS EL TODO Y EN TODO

Oseas 4:6  pues por falta de conocimiento mi pueblo ha sido destruido.

El Escultor de Discípulos

Posted by guildojose en 13 agosto 2009

David, de Miguel ÁngelCorría el año 1501 en Italia. Se buscaba insistentemente a un escultor para hacer una figura del Rey David, con la honda en la mano, en el momento en que recién había matado a Goliat. La obra le fue encomendada al gran artista Miguel Ángel, a quien le fue dada una mole de mármol de cinco metros de altura con la cual se dedicó durante dos años continuos a darle forma a ésta que es considerada una de las obras maestras de la plástica mundial de todos los tiempos: el David.

Esta historia me hace pensar seriamente en Jesús como el gran escultor de discípulos. Un verdadero discípulo no nace, sino que se hace. El verdadero discipulado no se recibe por herencia (”Soy cuarta generación de predicador por parte de mi madre“). En la mente de Jesús nunca anidó la idea de, producir discípulos en serie, como si se tratara de la mentalidad de un moderno fabricante de productos de dudosa calidad en China: “hagamos muchos, aunque sean malos“).

La Relación Maestro-Discípulo

Él mismo constituyó a unos, apóstoles; a otros, profetas; a otros, evangelistas; y a otros, pastores y maestros, a fin de capacitar al pueblo de Dios para la obra de servicio, para edificar el cuerpo de Cristo. De este modo, todos llegaremos a la unidad de la fe y del conocimiento del Hijo de Dios, a una humanidad perfecta que se conforme a la plena estatura de Cristo. (Efe 4:11-13 NVI)

Jesús tiene una visión clara: formar discípulos y formarlos bien, capacitados, perfeccionados para ser como Él, que a su vez preparen a más discípulos conforme a la plena estatura de Cristo.

unrabino.jpgEn los días de Jésús, la relación entre los maestros y sus discípulos era sumamente importante: un discípulo obedecía más al maestro que a sus propios padres. Jesús, sin embargo, fue diferente a los otros maestros en varios aspectos:

1- Jesús nos Escogió

En aquel tiempo, una persona pedía ser discípulo de un maestro, tal como ahora un estudiante escoge dónde estudiará. Pero, como el mármol no escogió a Miguel Ángel, tampoco nosotros escogimos a Jesús:

No me escogieron ustedes a mí, sino que yo los escogí a ustedes y los comisioné para que vayan y den fruto, un fruto que perdure. Así el Padre les dará todo lo que le pidan en mi nombre. (Jua 15:16 NVI)

2- Relación Permanente

Los discípulos seguían a sus maestros por cierto tiempo y luego se separaban de ellos. Sin embargo, los de Jesús son discípulos permanentes. Jesús dijo que, el que pone su mano en el arado y luego mira atrás, no es digno de ser su discípulo.

Si usted dice ser Su discípulo, debe dejar el estilo de vida del mundo. Recordemos por ejemplo la historia de la esposa de Lot, la cual no pudo contenerse de mirar hacia Sodoma y Gomorra -símbolo del pecado- y se convirtió en una estatua de sal.

3- Beneficio Espiritual, no Carnal

En tiempos de Jesús, además, un discípulo se revestía del prestigio de su maestro, es decir, obtenía fama o riqueza por causa de su tutor. El Apóstol Pablo fue discípulo de Gamaliel, un hombre tan reconocido que superaba el título de “Rabí” (maestro) y era llamado “Rabán” (Nuestro maestro). Sin embargo, Pablo tuvo aquello por basura al contrastarlo con la riqueza espiritual del conocimiento de Cristo.

Los discípulos de Jesús no debemos esperar fama, todo lo contrario:

“Dichosos serán ustedes cuando por mi causa la gente los insulte, los persiga y levante contra ustedes toda clase de calumnias. (Mat 5:11 NVI)

A Jesús le llamaron demonio, borracho, comilón, amigo de publicanos y pecadores. Aún hoy se difama a Jesús. No hace mucho, por ejemplo, se estrenó una película donde se afirma que Jesús tenía a María Magdalena como amante y que a la vez sostenía relaciones homosexuales con sus discípulos.

Calumnia, Murmuración…Calumnias

Si usted se dice cristiano, pero la forma en que vive no pone en evidencia el pecado de los demás, se duda de que sea usted un verdadero discípulo. Haga la prueba: viva como Jesús dice y verá cómo el mundo se vuelve contra usted. Jesús no ofrece bienestar, riquezas, prosperidad, o que usted “pare de sufrir”:

“He venido a traer fuego a la tierra, y ¡cómo quisiera que ya estuviera ardiendo! Pero tengo que pasar por la prueba de un bautismo, y ¡cuánta angustia siento hasta que se cumpla! ¿Creen ustedes que vine a traer paz a la tierra? ¡Les digo que no, sino división De ahora en adelante estarán divididos cinco en una familia, tres contra dos, y dos contra tres. Se dividirán el padre contra su hijo y el hijo contra su padre, la madre contra su hija y la hija contra su madre, la suegra contra su nuera y la nuera contra su suegra. Luego añadió Jesús, dirigiéndose a la multitud: -Cuando ustedes ven que se levanta una nube en el occidente, en seguida dicen: ‘va a llover’, y así sucede. Y cuando sopla el viento del sur, dicen: ‘va a hacer calor’, y así sucede. ¡Hipócritas! Ustedes saben interpretar la apariencia de la tierra y del cielo. ¿Cómo es que no saben interpretar el tiempo actual? (Luc 12:49-56 NVI)

Si Jesús fue calumniado… ¡cómo pensar que sus seguidores no lo seremos! En 1989 mi esposa y yo fuimos misioneros en Argentina por dos años. Allá nació mi hija. Cuando volvimos a México, una hermana de la iglesia me saludó y me preguntó si nos habíamos ido a Argentina para ocultar el hecho que mi esposa, Vicky, había quedado embarazada de otro hombre. ¡Puras calumnias! Para ser honesto, cuando alguien te difama así, duele. Contrariado me fui a orar y Dios me preguntó: “¿la acusación es falsa o verdadera?”. “Es falsa, Señor” le respondí. “No te preocupes entonces. Preocúpate cuando te acusaren de algo cierto,” me dijo, “pues entonces te las verías conmigo”.

El discípulo verdadero ha sido esculpido por Jesús.

La Iglesia es como el Arca de Noé

¿Qué debemos hacer para no llenarnos de amargura?

Pero yo les digo: Amen a sus enemigos y oren por quienes los persiguen,* para que sean hijos de su Padre que está en el cielo. Él hace que salga el sol sobre malos y buenos, y que llueva sobre justos e injustos. Si ustedes aman solamente a quienes los aman, ¿qué recompensa recibirán? ¿Acaso no hacen eso hasta los recaudadores de impuestos? Y si saludan a sus hermanos solamente, ¿qué de más hacen ustedes? ¿Acaso no hacen esto hasta los gentiles? (Mat 5:44-47 NVI)

Arca de NoéPor alertar a los creyentes acerca de los falsos profetas, los líderes de Casa de Oración hemos recibido amenazas de muerte, muchas de ellas por teléfono, anónimas. Luego de identificar el origen de una de aquellas llamadas nos comunicamos con la persona que nos amenazaba, quien resultó ser -nada menos- ¡el hijo de un pastor! Alguien dijo que la iglesia es como el Arca de Noé: soportamos el amontonamiento, las apreturas y hasta los malos olores con tal de evitar el jucio de afuera. La iglesia está llena de ovejas, pero también hay potros salvajes, serpientes, cabritos, lagartos, y uno que otro Diablo rojo.

¡El colmo de lo que ocurre al interior de la iglesia de hoy es un video que circula en Internet: un pastor maldice a todos los que se pronuncien contra su ministerio! Que quede claro: ese no es un verdadero discípulo de Jesús.

Martillo y Cincel

En contraparte, es hermoso observar la formación del Apóstol Pedro en la Biblia. Su enseñanza no se parece nada a lo que se predica hoy en día:

Pero ¿cómo pueden ustedes atribuirse mérito alguno si soportan que los maltraten por hacer el mal? En cambio, si sufren por hacer el bien, eso merece elogio delante de Dios. Para esto fueron llamados, porque Cristo sufrió por ustedes, dándoles ejemplo para que sigan sus pasos. “El no cometió ningún pecado ni hubo engaño alguno en sus labios.”* (1Pe 2:20-22 NVI)

Dichosos ustedes si los insultan por causa del nombre de Cristo, porque el glorioso Espíritu de Dios reposa sobre ustedes. Que ninguno tenga que sufrir por asesino, ladrón o delincuente, ni siquiera por entrometido. Pero si alguien sufre por ser cristiano, que no se avergüence, sino que alabe a Dios por llevar el nombre de Cristo. (1Pe 4:14-16 NVI)

Ser llamado Cristiano era una burla durante el primer siglo. Hoy parece ser una moda: Un montón de artistas se dicen Cristianos, pero viven según el mundo.

Un Discípulo debe ser como el Maestro

Un verdadero discípulo, debe llevar una vida como la de su Maestro. He aquí algunos ejemplos de las áreas de su vida en las que debemos imitar a Jesús:

1- Vida Moral

Nuestra vida debe ser moralmente limpia. Entre nosotros, en la iglesia, hay personas sin esta cualidad básica. Sin ir más lejos, hace unos días me trajeron un mensaje de correo electrónico escrito por una mujer casada quien le escribía a su amante: “Mi amor, el domingo fui a la iglesia con mi marido y luego salimos de vacaciones. ¡Cómo me hiciste falta!” La mujer y su marido acuden a otra iglesia en esta misma ciudad y el amante de ella, el destinatario del correo, ¡viene a Casa de Oración! La persona que me trajo el mensaje me explicó: “yo ya he confrontado a Jesús lava los pies de los discípuloseste hombre pero no recibe la exhortación, así que ahora lo traigo a la iglesia”. Esta persona estaba siguiendo el método Bíblico de Mateo 18 para enfrentar el pecado en la iglesia, aunque más de algún ignorante de las Escrituras aún diría que a éste “le faltó amor” o que “no debería juzgar”.

2- Vida Familiar

Nuestra vida familiar debe ser como lo desea Jesús el Maestro. Una jovencita me buscó llorando hace unos días, diciendo que su papá golpea a su mamá y los maltrata a todos en casa. Le pregunté si su papá es Cristiano y ella me dijo, “sí, usted lo saluda aquí en la iglesia.” Una verdadera vergüenza. Nuestra vida familiar debe ser agradable a Dios; no creo que alguien no entienda en qué consiste ésto.

3- Vida Laboral

Nuestra vida laboral también debe ser conforme a lo que dice el Maestro. Si usted le miente a su patrón o le cobra cuentas falsas o alteradas, seamos claros: usted no es un verdadero discípulo.

¿Simpatizantes o Discípulos?

Aquí la Palabra hace una distinción entre los discípulos y la multitud de simpatizantes:

Jesús se retiró al lago con sus discípulos, y mucha gente de Galilea lo siguió. (Mar 3:7 NVI)

Los muchos simpatizantes sacaron ramos de palma y clamaron “Hossana al Hijoi de David”, pero apenas unos días después le pidieron a gritos a Pilato que liberara a Barrabás y crucificara a Jesús. ¿Es usted un simpatizante… o un discípulo? De esto hablaremos mucho más extensamente en nuestro próximo tema de esta serie.

Hoy en día muchos buscan a Jesús por lo que Él da: vienen por su sanidad, a presenciar un avivamiento o a recibir polvi de oro, pero los verdaderos discípulos se interesan por lo que dice Jesús, por su enseñanza.

Enséñanos a Orar

Un día, los discípulos le pidieron a Jesús que les enseñara a orar. Jesús les respondió con las que ahora son las palabras más recordadas de la Biblia. Examinemos este pasaje en el que se encuentran algunas pruebas de quiénes son los verdaderos discípulos. Estas son las instrucciones del Maestro formando discípulos:

Padre nuestro que estás en el cielo, santificado sea tu nombre

¿Reconoce usted que Dios es el Altísimo? ¿O es usted de los que “pone a Dios entre la espada y la pared para que cumpla sus promesas”? O peor, es usted de los que le dan órdenes a Dios diciendo “a la cuenta de tres haz caer la unción y la riqueza: Uno… Dos… Tres… ¡Ahora!”

Manos en Oración [Foto de Elysium Exposed http://www.flickr.com/photos/a-z/]Venga tu reino, hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo.

¿Hágase la voluntad… de quién? ¿Hágase mi voluntad o la de Él? Cristo no vino a morir en la cruz para que usted haga su lista de exigencias. ¿Quiénes deben hacer su voluntad aquí en la tierra? ¡Nosotros!

Danos hoy nuestro pan cotidiano.

Aquí Jesús no está hablando de riquezas ni de abundancia. Jesús nos dice que pidamos lo necesario, lo imprescindible. Hoy es común que se interprete equivocadamente el versículo que habla de que Jesús vino para darnos “vida en abundancia”: muchos dicen, sin sustento, que ahí dice que Jesús vino para darnos abundancia material. No, Jesús nos vino a dar abundancia espiritual.

Perdónanos nuestras deudas, como también nosotros hemos perdonado a nuestros deudores.

¿Perdona usted a quienes le hacen daño? Los verdaderos discípulos de Jesús sí lo hacen.

Y no nos dejes caer en tentación, sino líbranos del maligno.

Santiago habla de que debemos “resistir al Diablo” y que este huirá de nosotros. Huirá, sí, pero regresará. Tenemos que luchar contra el Diablo de la misma manera en que lo hizo el Maestro: con la Palabra de Dios, no con aceite mágico que uno esparce desde un helicóptero.

Resistencia

El barro no se resiste al Alfarero. El mármol no se resistió a Miguel Ángel. El verdadero discípulo no se resiste a la mano de Jesús. El cincel del Escultor sobre nuestra vida dolerá, pero su intervención valdrá la pena.

Señor, sólo en tus manos puedo ser formado. No quiero ser formado por las filosofías de este Mundo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: